lunes, septiembre 12, 2005

El rock no ha muerto en el sur de la Florida

Después da asistir al 2X1 de dos grandes bandas del rock moderno actual, Weezer y Foo Fighters, nos queda la idea de que el rock no morirá nunca, ni siquiera en tiempos en los que en el dial de la radio de Miami en vez de la Zeta Rock ahora encontramos a una emisora reggaetonera de lo más chabacana.

El escenario fue el enorme coliseo Office Depot Center de Fort Laudardale, frente a uno de los malls más visitados por los latinoamericanos –el Sawgrass Mills-. Mientras que adentró retumbaban las guitarras y voces, afuera abatía una tormenta tropical que viraba palmeras y varaba vehículos.

Faltando cinco para las ocho de la noche, en medio de un escenario muy semejante a la portada de su último cd “Make Relieve”, el intro de la velada fue con música parecida a la película “El Mago de Oz”, para enseguida mezclarla con la primera descarga de la noche “”Don’t Let Go” de su álbum verde.

El saludo de Rivers Cuomo (voz y guitarra), con un vestuario y lentes nerd, invitando al show de “Foozer”. Y luego, junto a Brian Bell (guitarra), Scott Shriner (bajo) y Patrick Wilson (batería), una tras otra presentaron las canciones nuevas y las clásicas que los acompañan desde hace más de diez años.

Voces y guitarras. Melodías y armonías. Nuevas y clásicas. Lentas y movidas. Así se fue desenvolviendo el concierto de estos cuatro profesionales del garage rock, hasta llegar a la conocida y muy actual “Beverly Hills” que fue la canción que más energía contagió a los asistentes.

Para alguien que no ha oído mucho a Weezer, tal vez se le puede definir como una mezcla de The Cars con Green Day. Pero también hubo el lado suave con el bis al regresar sorpresivamente en medio de la gente al tocar desenchufado y solo con su guitarra el entrañable corte “Island In The Sun”.

Y luego el enganche con la audiencia fue mayor cuando invitaron a alguien que quiera tocar una canción con ellos. Ahí saltó un chico llamado Mike Martínez que cumplía el sueño de su vida. Y al final cuando se van, a uno le queda la sensación de que son más de lo se esperaba. Y eso es decir mucho.

Luego de esperar unos quince minutos, a las 21h39 asomaba un nuevo escenario, cuatro grandes pantallas y un nuevo sonido más fuerte todavía. Era el turno de la banda del exNirvana Dave Grohl, los Foo Fighters.

Sin anuncios previos, peor presentadores, los Foos fueron directo a lo que vinieron: a gustar, a agradar y a impresionar sin pausas entre una y otra canción. Así de frenéticos fueron los primeros quince minutos con poderosos temas como “In Your Honor” o “All My Life” a 300 kilómetros por hora. La ecuación es más gritos es igual a más decibeles.

Grohl no tiene la desgarradora voz de Cobain pero sale airoso porque también tiene el dominio escénico que le otorgan sus tantos años de subir al escenario. Ahí estuvieron sus dos pequeñas hijas y su esposa, a quienes se refirió para elogiar al estado de Florida y continuar con andanada poderosa de canciones como “Best Of You”, “Learn To Fly” y “The Last Song”.

El clímax de la noche no fue precisamente una de sus tantas poderosas y estridentes canciones. Pero si fue la que se considera su mejor canción “Everlong”, que la interpreto, tal como Rivers Cuomo con “Island In The Sun” en “unplugged” provocando una larga ovación.

En la parte final hubo tiempo para “Born On The Bayou” un cóver de Creedence Clearwater Revival y la famosa “Breakout” seguida a coro por la asistencia. No había tiempo para más. Daban las once de la noche y faltó una clásica más “Big Me”. El 2X1 había concluido a cabalidad. Afuera esperaba lo que quedaba de la tormenta para empapar a todos.

1 comentario:

eddwarner75272173 dijo...

i thought your blog was cool and i think you may like this cool Website. now just Click Here