miércoles, septiembre 19, 2007

Enfermos de violencia

Cuando de pronto se abre un hueco en medio de la barra Crónica Roja en la general del estadio cuencano, muchos asistentes se tapan los oídos con las manos por el inminente estruendo que sacudirá el ambiente. Son las explosiones de las camaretas, gráficamente llamadas tumbapuertas. Su hiriente retumbo asusta al desprevenido. Su poderosa onda hace vibrar las ventanas de las cabinas de radio. Este acto ofensivo, que es celebrado por unos pocos y rechazado por la mayoría, cumple su objetivo: amedrentar al rival del Deportivo Cuenca, a los hinchas del equipo visitante y a cualquiera que ose reclamarles, policías incluidos.

Desde la barra se lanzan cohetes que cruzan en medio de las vergonzantes y gigantes botellas inflables del licor auspiciante. El alcohol se consume con deleite en todo el estadio abastecido por las vendedoras de delantal que recorren las gradas ofreciéndolo descaradamente en sus charoles. No es más que otra noche de viernes en la que el escenario deportivo se convierte en la cantina más grande del mundo, bajo la mirada cómplice de todas las autoridades. Luego, terminado el partido, algunos seguirán con la jarana, perdiéndose por los mil y un recovecos de bohemia etílica que ofrece Cuenca.

Las sirenas de las ambulancias de los bomberos ululan toda la madrugada. Los servicios de emergencia trabajan sin descanso atendiendo desde borrachines heridos por caídas, ebrios acuchillados por resistirse a un asalto hasta heridos despedazados por accidentes de tránsito. Normal para Cuenca, ciudad enferma de alcoholismo.

Pero, en los últimos tiempos hay otro problema que se suma al arriba anotado: la ascendente violencia de ciertos hinchas. Ellos han copiado los ignominiosos modelos de barras bravas de otros países en donde la violencia en los estadios es moneda de libre circulación. Son seres que, refugiados en el montón, amenazan y agreden a quien se aventure a usar una camiseta del rival.

Este sábado se juega el clásico regional Deportivo Cuenca-Deportivo Azogues. Algunos de estos flamantes violentos lo asume como si fuese una guerra de dos ciudades, en la que la agresión física dentro y fuera del estadio consta en su agenda de salvajadas. Es posible que la terrible y conmovedora muerte del niño Carlos Cedeño Véliz, provocada por un psicópata de la barra Sur Oscura del Barcelona en Guayaquil, amortigüe temporalmente los impulsos criminales de los que creen que un simple encuentro deportivo es motivo suficiente para herir y matar.

6 comentarios:

papá alfonso dijo...

Felicitaciones por su artículo Dr. Piedra.

Ud ha puesto el dedo en la llaga al citar a Cuenca como "ciudad enferma de alcoholismo" ... una pena ciertamente, estar catalogados como una de las ciudades con mayor índice de alcoholismo en nuestra juventud.

Creo que actitudes como la suya nos ayudarán, por lo menos a darnos cuenta del mal que nosotros mismos nos provocamos y de las vidas que nos roba el exceso de alcohol.

Cualquier acción contra esta enfermedad merece apoyo de la sociedad.

Anónimo dijo...

El ser humano tiende a imitar lo que ve a su alrededor....el emular a las barras bravas inglesas, argentinas o del Clasico del Astillero "criollo" no nos trae mas que tragedias como la ocurrida el ultimo fin de semana en Guayaquil. El tema como tu muy bien senalas no es solamente la actitud de las barras sino el ALCOHOL que se consume libre y despilfarradamente, tanto adultos como menores de edad sin ningun control. Donde estan las autoridades?...."chupando" supongo

Anónimo dijo...

Acertado comentario sobre la violencia y el mal que es el alcoholismo. Sin embargo, con horror, veo que entre sus páginas recomendadas está el PUB.
Me sorprende que se hable de una posible bronca entre hinchas de dos equipos de Cuenca y Azogues en este post y de la violencia y la muerte del niño del Emelec y todo lo demás.
Me sorprende porque a pretexto del humor, en la página el pub de Cuenca se expresa la más clara muestra de la violencia que se puede expresar a través del internet. O es que esos post racistas no provocan o no pueden llevar a enfrentamientos...
No es acaso tan nefasto lo que pasó en el Clásico del Astillero como lo que se escribe y comenta en el PUB.
Bueno, allá los que mal entienden el humor o es que usted, autor de esta página, también desprecia a la gente por su color de piel o condición social como los autores del PUB. Supongo que sí, de otra manera no estaría entre sus enlaces. O es que se maneja una doble moral. O es –siempre es bueno la opción de la duda- que no ha leído detenidamente el pub.
Me da pena que en los tiempos que vivimos todavía pasen estupideces como las muertes en los estadios, el racismo, la xenofobia y tantas cosas más.
Con todo he revisado su página y la seguiré revisando y si no firmo, es sólo porque no quiero que esta gente de alguna manera se infiltre en mi blog y de alguna manera expresen su violencia contra mis post que pretenden aportar, precisamente, lo contrario.
Por cierto, esta página me pareció razonable y por eso comento lo que no haré en el pub.
Saludos.

Anónimo dijo...

Comente en el pub pana, si no muerden vea, hasta alhajitos son!!!

Taita Honorato dijo...

Estimado Dr. Piedra y Sr Anónimo

Nos ha llamado mucho la atención el comentario "off topic" realizado por un cybernauta anónimo en éste acertado artículo.

Les recordamos a la comunidad ateniense que elpub blog online es una página humorística y de opinión, la misma que puede ser o no visitada por cualquier usuario de la Red.

un saludo

Queda a su albedrio visitar o no elpubcuenca.com

Optimus Prime dijo...

Con respecto al post, pues es lamentable que dentro de un espectáculo deportivo sucedan cosas como las que se describen a vista y paciencia de la Policía sin que los gendarmes detengan y pongan un alto a esta clase de "hinchas", yo me pregunto serán realmente hinchas estos malandrines -o hay otra palabra para expresarse con estos personajes-. Debería ubicarse cámaras en todo el estadio y sus accesos y vigilar a todos quienes acuden para anticiparse a las acciones que tratan de cometer estos "ciudadanos".

En cuanto al feedback del señor anónimo #2, que comenta que el post escrito es acertadamente inteligente, pero que horrorizado ha visto que entre los enlaces esta elPub, y que lo cataloga como un blog racista y nefasto -que yo no lo creo sea así- pero que el Sr. Anónimo #2 no lo entiende de esa manera, ya que el mismo fue creado como para ejercer una autocrítica hacia las actitudes que suceden en esta ciudad, pero con un toque de fino de humor y sarcasmo que lamentablemente algunos no lo entienden así y como dice el mantenedor de elPub -Taita Honorato- cada uno es libre de visitar el blog, y si no les gusta pues que se le puede hacer. Le invito al sr. anónimo #2 que publique la dirección de su blog y si alguien comenta algo que a él no le guste pues puede borrarlo y listo.

Saludos.