miércoles, noviembre 26, 2008

Los buenos muchachos de Correa


Parto de dos cosas:

1) El programa “Buenos Muchachos” nunca me ha convencido. Sus parodias me han parecido muy agresivas, de crítica grosera. Mucho más cuando reprocharon a David “El Lobo” Burbano que vivía sus quince minutos de fama.

2) El presidente Correa, en general, está haciendo las cosas correctas. En seguridad, en lucha contra la corrupción, en quitarles los excesos a los sindicatos, en rehabilitar hospitales, escuelas y colegios, pasa el año con buena nota.

Sin embargo, no puedo estar de acuerdo con la decisión de la dirección de GAMA, de silenciar el programa porque se iba a parodiar al primer mandatario y criticaba sus contradicciones sobre las incautaciones a la Agencia de Garantía de Depósitos. El canal confiscado por la AGD es administrado por Carlos Alvarado, uno de los buenos muchachos de Correa.

A nadie del gobierno de George Bush en Estados Unidos se le ocurre censurar a Michael Moore por burlarse del presidente o al comediante Bill Maher por satirizarle hasta el agotamiento a la excandidata republicana Sarah Palin.

Si el programa “Buenos Muchachos” cae en la injuria o en la difamación, el mandatario tiene todo el derecho para acudir a los tribunales. Ya lo ha hecho con el diario La Hora. Pero, de ahí a censurarlo, estamos hablando de otro nivel en las deplorables relaciones con los medios de comunicación.

Luis A. de Bonald dijo “Un estado puede ser agitado y conmovido por lo que la prensa diga, pero ese mismo Estado puede morir por lo que la prensa calle. Para el primer mal hay un remedio en las leyes. Para el segundo ninguno. Escoged pues entre la libertad y la muerte”.

2 comentarios:

Beto dijo...

El gran concepto de Johnnie Walker

Anónimo dijo...

Si a alguien no le gusta un programa de TV que no lo vea pero tampoco se puede acabar con la libertad de expresion.