lunes, mayo 21, 2007

Precandidata a la asamblea dice que los cuencanos son los más inteligentes

María Victoria Serrano, 55 años, cuencana de nacimiento, ha vivido 19 años fuera del país y muchos más fuera de Cuenca. Ha sido cónsul de Ecuador en Londres (en los gobiernos de Roldós y Hurtado), agregada comercial de la embajada de Ecuador en Washington (en el gobierno de Rodrigo Borja), directora ejecutiva de la cámara de comercio ecuatoriana-venezolana en Caracas, asesora del diputado Carlos González y de la alcaldía de Quito.

En estos días regresó, después de mucho tiempo, a su ciudad natal para proclamar, medios de comunicación mediante, su candidatura a la Asamblea Constituyente por el Azuay. Saldrá auspiciada por el movimiento Nuevo País del diputado gobiernista Fernando Cordero.

Su estreno en la política no pudo ser más escabroso y desafortunado al lanzarse la siguiente aseveración en el noticiero nocturno de La Voz del Tomebamba del 17 de mayo pasado: “Azuay tiene una característica de su gente muy especial. Es un asunto casi genético. Somos gente pensante, analítica, somos gente in… No quiero ofender al resto del país, pero me siento un poco más inteligente por ser cuencana y la población cuencana analiza y participa, tiene más participación ciudadana. Yo creo que el mensaje y lo que tengo que decir a la ciudadanía cuencana va a ser mejor entendido en el Azuay”. (sic)

¿A cuáles cuencanos se refiere la precandidata? ¿A los indígenas cañaris que habitaban este valle antes de la llegada de los españoles? ¿A los colonizadores europeos que llegaron en el siglo 16, se mezclaron y que hoy integran la mayoría mestiza? ¿O al señorío decadente (y mestizo también, aunque no les guste) que, cada vez más, se sostiene más por el poder económico que por los blasones y las heráldicas?

Es difícil entender que sigan persistiendo caducas teorías del determinismo biológico como aquella de pensar que la inteligencia es fijada solamente por los genes y no por una combinación de factores como afirman los estudios modernos.

Peor aún, es creer en la existencia de inteligencias superiores, como afirma la señora Serrano. Para interpretarle sus palabras, hay que imaginarse que en Cuenca los niños índigos serían la mayoría y que, al mismo tiempo, no debería existir gente con retraso mental y, por lo tanto, médicos o clínicas especializados en este tipo de enfermedades.

Hay mucho de racismo en esas palabras, porque según las mismas, hay una distribución genética en la población cuencana diferente, por ejemplo, a la de la población guayaquileña, lo que llevaría a afirmar que el coeficiente intelectual de los costeños es menor al nuestro.

Es posible que nuestra coterránea, al haber vivido en los elitistas círculos diplomáticos y en las altas esferas del poder haya desarrollado una percepción disparatada de los cuencanos.

El famoso escritor y científico Isaac Asimov dijo lo siguiente: “la teoría de la inteligencia superior es muy conveniente para los que ocupan los peldaños superiores de la escala social y económica. Esta postura es totalmente coincidente con la teoría de la raza superior y los subhumanos, curiosamente sostenida por la biología y sociología nazis”.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Es la primera vez en mi vida que escucho de tan importante coterranea, no sabia de su existencia, menos aun de su larga e intersante carrera diplomatica, bien por ella y por nuestro pais que ha estado tan bien representado. Con respecto los comentarios realizado por la Sra Serrano, veo que han sido tomados -fuera de contexto-.

Lo que ella trato o no de decir no puedo interpretar pues como digo al incio no la conozco, pero si puedo opinar en base a su hoja de vida una de las pocas personas que tienen a bien representarnos y que no necesariamente son los mismos medicocres de siempre. Si ella esta orgullosa de ser cuencana, pues yo tambien de ser cuencano, lo de la "inteligencia superior" son meras interpretaciones...si ha llegado a represnetarnos y tratar con gente de diferentes partes del mundo no creo precisamente que haya sido por su medicoridad o peor aun por su falta de intelecto.

Ademas considero que su participacion politica a pasado por varios grupos, desde la Izquierda Democratica hasta Don Corcho Cordero.

Las elites siempre han existido y existiran (Lenin y sus ciculo intimo del poder x ejemplo), mas no como una fuente de sometimiento entre los seres humanos pero si como una necesidad de buscar direccion, en este caso por gente preparada que ha visto mas alla de las fronteras del parque Calderon!.

Guambra Cosmero dijo...

El anónimo es la prueba viviente de que nuestra fascista y lobotomizada amiga Serrano está equivocada.

Primero dice que nunca ha oído hablar de ella, pero se alegra de que el país haya estado tan bien representado.

Después (como no la conoce) no puede interpretar la babosada que dijo, pero sigue creyendo que nos representa bien a diferencia de los "mediocres de siempre"(que me imagino que si debe conocer)

Entonces, anónimo llega a la conclusión que como la señora tiene una buena hoja de vida y es cuencana, es imposible que haya dicho ese fajo de estupideces y que todos nos estamos inventando cosas.

La frase de "Que tan lejos" no estuvo tan desubicada despues de todo. Se refería a éstos cuencanos.

Anónimo dijo...

Guambra Cosmero, que bueno que aprendas a encontrar la diferencia a tu propia mediocridad!

Schiz Cum Snake dijo...

Es difícil entender que sigan persistiendo caducas teorías del determinismo biológico como aquella de pensar que la inteligencia es fijada solamente por los genes y no por una combinación de factores como afirman los estudios modernos.

Mal. Está demostrado que toda esa vagueza que dices sobre "la combinación de factores" (asumiendo que le das prioridad a los fctores exógenos) condiciona genéticamente a las personas. Aunque la epigenética hoy en día sugiere que las variaciones no estructurales pueden ser reversibles es indudable que el estilo de vida modifica la expresión de los genes a niveles munca antes pensados. Lo que comieron y vivieron tus abuelos y tus tatarabuelos puede tener mucho más que ver con la diabetes o la bipolaridad que padezcas ahora que las chocolatinas o el modelo neoliberal. Las anormalidades en el cerebro de cierta gente tienen mucho más que ver con su piscopatía que la "falta de valores de la sociedad" o "la influencia de Satanás" y ese tipo de circunstancias abstractas. Lo que tú comas, sufras o hagas ahora, las toxinas a las que te expongas, pueden repercutir significativamente en la vida de tus nietos. La cuestión es más determinista de lo que te imaginas. No es tabula rasa, es más complicado que eso.

Y sí, la capacidad cognitiva está más fijada por los genes que por la cultura, eso está claro (sin contar circunstancias extraordinarias como la contaminación por metales pesados o la malnutrición extrema, etc.). Sí hay gente inherentemente más inteligente, más talentosa, más aprensiva, más enferma, etc. Otra cosa es que enmarcar seriamente a un grupo por una simple cuestión de nacionalidad es bastante osado y poco acertado. Pero también es estúpido el reducir a una raza a una cuestión de "color de piel" y desvirtuar las variaciones de un grupo a una cuestión de "diferencias estadístiamente no significativas entre grupos" (la favorita de los intelectualones). Esas ligerezas son graves.

Héctor dijo...

Que Jefferson Pérez se lance para Presidente, y como es cuencano, de seguro el solito arregla los problemas del país… Por favor!

Anónimo dijo...

Sin embargo que le digan a la senora ausente que cada ves tenemos mas un estereotipo sobretodo por el acento como por ejemplo ese nuevo comercial radial de Movistar donde ponen a un falso cuencano con una pesima copia de nuestro acento .
Propongo un basta a estas companias como Movistar o Banco del Pichincha que estan creando un estereotipo de nosotros .

Have_ier dijo...

Todos los hombres hemos sido creados iguales, entendemos que es una verdad evidente.

Nuestro Creador nos ha dotado de derechos inalienables, entre los que se encuentra la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad.

Pensamos que para asegurar estos derechos se han instituido entre los hombres los gobiernos, cuyo poder debe estar supeditado al consentimiento de los gobernados.

Y siempre y cuando la forma de gobierno perjudica estos fines, el pueblo tiene la obligación de incitar a la desobediencia Civil, abolir el sistema e instituir uno nuevo.

¿Comprenden lo que digo?. Hasta que no tengan conciencia de su fuerza, no se rebelarán y hasta después de haberse revelado, no serán conscientes. ¿Comprenden el problema?

Comprendan el “CÓMO” y el “PORQUE”. Si concede esto, lo demás vendrá por sus pasos contados.

Cronista dijo...

Bueno, no me extraña… si trabajó cercana a Hurtado, qué se puede esperar de ella…