domingo, agosto 12, 2007

Impunidad vial (audio)

El incesante ulular de las sirenas presagiaba algo malo. En medio de una noche fría y húmeda con intermitentes lloviznas, después de las 9 y 15 de la noche de este sábado 11 de agosto, se activaron todos los servicios de emergencia cuencanos.

Un bus de Súper Taxis Cuenca que venía desde Guayaquil, se salió de la calzada en una cerrada curva a la izquierda en el sector de Cabañas de Sayausí, en las puertas de la ciudad. Primero se impactó con un taxi Lada estacionado a un costado y sin ocupantes. Por la excesiva velocidad se salió de la vía y, dando vueltas, cayó en una quebrada junto al río.

Los vecinos del sector fueron los primeros en socorrer a las víctimas, después de escuchar el estruendo y sus gritos. Algunas de ellas salieron despedidas del transporte en medio de los tumbos y volteretas. Otras estaban mutiladas: sin piernas, brazos o manos. En el acto se contaron cuatro muertos. Dos más se sumarían en las clínicas y hospitales. Los heridos llegaron a 23, varios de ellos graves. También hubo saqueos, de aprovechadores de la desgracia que nunca faltan.

A primera vista, son varias las causas de este accidente:

1) El exceso de velocidad. Las pericias dirán si fue falla mecánica (posible negligencia) o la imprudencia del conductor.

2) La ingestión de bebidas alcohólicas por parte del chofer, según denunciaron algunos pasajeros heridos al señor Segundo Cervantes, uno de los vecinos que primero les ayudo (escuchar el audio).

3) No haber respetado la prohibición de no circular por esa vía. El bus debió haber tomado la carretera Medio Ejido-San Joaquín-Sayausí y no la Sayausí-Ordóñez Lasso, demasiado estrecha y traficada.


4) El monopolio del transporte de pasajeros entre Cuenca y Guayaquil. Cuando un pasajero llega al terminal terrestre Jaime Roldós no sabe en qué se va a subir para venir a Cuenca. A veces le tocarán buses vetustos con conductores groseros y ayudantes salvajes que castigan el oído de sus pasajeros con estridentes parlantes. No hay libertad de elección para el que paga.



La segunda causa de muerte de los ecuatorianos son los accidentes de tránsito. De estos, más de la mitad, ocurren en transportes pesados, en particular en buses señala una investigación de Blanco y Negro del diario Hoy.

En dos o tres días muy pocos se acordarán de este nuevo baño de sangre en las carreteras ecuatorianas, más allá de los parientes, amigos y conocidos de las víctimas. Nadie se responsabilizará por una indemnización para las víctimas. El proceso judicial se iniciará y quedará en el completo olvido, porque las empresas de transporte tienen abogados que se conocen todos los vericuetos de la Ley de Tránsito. Y también por la desidia de algunos jueces.

3 comentarios:

impunidadcero dijo...

por favor visiten el blog Basta de bestias para que vean lo que ciudadanos comunes opinamos sobre los buseros asesinos.

Gracias Dr. Piedra por ese espacio

bastadebestias.blogspot.com

Anónimo dijo...

Hola Dr. Piedra: le escribo para ver si ud. me puede ayudar con un link o la forma en la que puedo acceder al blog "bastadebestias" ya que con el link que se tiene no se hay acceso.
Muchas gracias!

Jorge Piedra Cardoso dijo...

Estimado amigo: Desconozco esa dirección. Lamento no poder ayudarlo.