domingo, noviembre 12, 2006

Policías de un mundo incomunicado

Hace pocos días, una señora llamó al programa Micrófono Abierto para quejarse de que a su hijo le llevaron preso y le maltrataron porque llamó “chapas” a unos policías que hacían batidas en la conflictiva avenida Remigio Crespo.

Me pareció un poco desubicada la madre, tomando en cuenta que el significado general que le damos a la palabra “chapa” es irrespetuoso y, por lo tanto, ofensivo para el gendarme.

El epíteto proviene de la palabra quichua “chapag” que significa “el que mira”, señala Oswaldo Encalada en su Diccionario de Toponimias del Ecuador. Es como decirle matasanos a un médico, leguleyo a un abogado o periodiquero a un periodista. Hay animus injurandi, un deseo de injuriar en quien lo profiere. Al parecer, el joven recriminado lo dijo con el deseo de hacer una broma (animus iocandi), sin darse cuenta que hay profesiones como la policía y la milicia que, pese a algunos esfuerzos, viven en otro mundo, diferente y apartado del nuestro, el de los civiles.

A quien no le ha tocado renovar su licencia de conducir o el permiso de salida del país; y, encontrarse con funcionarios imperativos, descorteses y antipáticos; que se refieren a uno por los dos apellidos, antes que por el nombre; que hablan en voz alta y mandona; y, que, con su distintivo dialecto norteño, parecen disfrutar con hacernos cumplir largos y agotadores papeleos.

Lo que menos existe entre policías o militares con los ciudadanos es comunicación. El maestro Kapuscinski dice en su obra “Con Herodoto en la guerra” que la capacidad de comunicarse es la esencia de la humanidad y que la guerra es consecuencia de su interrupción entre los hombres.

¿Alguna vez hemos visto a algún jefe militar o policial dialogando con la gente o conociendo sus preocupaciones? ¿Conoce a alguno que haya permanecido en el Azuay por más de un año?

Y sobre los policías que salen a las calles, las interrogaciones que todos nos hacemos son, acerca de su preparación y, hasta de su facha. Ser interpelado por un gordito, bajito, con insuficiente instrucción intelectual, casi siempre dispuesto a la coima y, lo peor, con un escaso conocimiento de los derechos humanos; no inspira para nada la respetabilidad y autoridad que deben irradiar.

Sin ir muy lejos, en Chile, para postularse a la Escuela de Carabineros (equivalente a nuestra Escuela de Policía) los requisitos son, entre otros, estatura mínima de un metro setenta, antecedentes personales y familiares intachables; y, título profesional de al menos ocho semestres académicos en las áreas de Humanidades, Ciencias Sociales, Educación, Derecho, Administración y Comercio, Salud y Tecnología.

----------------

Escribo esto a propósito de un nuevo caso de policías ladrones que se levantaron con el dinero que debían custodiar y que fue rescatado de la Notaría del extinto José Cabrera, un día de noviembre del año pasado cuando otros policías y militares se bajaban por árboles saqueándose parte de esa plata.

Algo así como entregarle al hambriento ratón de iglesia el cuidado del queso.

3 comentarios:

JUAN PABLO P. dijo...

CORRUPCION es el nombre a todo , mentira es su esposa y sin dejar de lado a la ley y su corte ,una persona sin antesedentes se ve metido en un problema con LA LEY y sale desnudo en todo sin dinero, sin respeto , cuando se quiere levantar y da trabajo la corrupcion mal llamada leyes tambien se equivoca ? QUE PODEMOS ESPERAR DE SUS HIJOS policias que siempre tienen de honor la ley? QUE LEY es la que se vive en ECUADOR que nos obliga a salir de un hermoso pais de gente pobre de dinero y RICA de amor la humanidad siempre a tenido problemas pero si no se corta y se educa a los hombres a donde vamos a que ley , en que ley les gustaria vivir y en donde.

Anónimo dijo...

Primero q nada mi respeto a mi gente la gente en los eeuu siempre nos hacemos la misma preguna q vamos hacer en nuestra tierra no vale la pena regresar? yo quisiera q se ponga o mas bien desde la escuela normas constructivas de las personas a no rovar corrupsion y muchas cosas mas. yo tengo26 anos desde q tengo uso de razon son los mismos polticos de siempre por eso tenemos el temor de regresar a nuestra tierra querida sin ofender pero se da casos de policias,jueces empleados corruptoscomo es el dicho cabeza dura mano dura este es mi temor hacia el retorno gracias

Anónimo dijo...

Lamentablemente la sociedad ecuatoriana ha permitido que la policia desde sus bases sea corrupta, cuando vemos que en la carretera hay un control de policias revisando documentos nunca vemos a detenidos, pues se supone que todos deben tener los documentos en regla ??? o sera que todos vemos como normal que los tranportistas entreguen un tributo a la policia cada que pasan por un control, y todos lo vemos como normal, terrible