martes, marzo 20, 2007

El burrito Ortega nos dice lo que somos

El jueves 15 de marzo, el diario Extra, el más vendido del país, publicó en su sección deportiva una caricatura de Ariel Ortega, jugador de River Plate, con una botella en la mano, orejas de burro, las mejillas y la nariz coloradas, los ojos desorbitados a medio cerrar y las onomatopeyas "¡Hick! ¡Hick! ¡Hick!". El pie del dibujo dice “El “Burrito” Ortega jugará unos cuantos minutos en Quito, pero sin trago”. La intención de provocar una sonrisa entre los lectores ecuatorianos fue proporcional a la irritación que padecieron los rioplatenses.

¿Por qué el tratamiento de los problemas con el alcohol es tan diferente para los medios de comunicación ecuatorianos y argentinos?. Porque en otros países más civilizados cuando algún personaje decide someterse a una cura de sus excesos, recibe el apoyo de toda la sociedad que van desde el afecto hasta los deseos de recuperación para que vuelva a ser lo que fue. En Ecuador, en cambio, es objeto de burlas, desprecios u olvidos.

Cuando Ariel Ortega confesó su enfermedad, recibió la más amplia solidaridad, expresada, no solo por sus compañeros de equipo, sino por todos los futbolistas de su país a través de muchos medios; los hinchas con las pancartas que exhibieron en el estadio Monumental; y, por la sociedad en general.

Pero acá, el vicio del alcoholismo está tan arraigado que lo tomamos como algo normal, común y, lo peor, una declaración de libre albedrío, un asunto de valientes, rebeldes y voluntariosos; es decir, lo aceptamos como un estilo de vida.

Es el padre que inicia al hijo, casi niño, a beber sus primeras copas. Es el compañero más pilas del colegio el que obliga al nerd a pegarse la primera borrachera; y que cuando llega a la casa, pálido y vomitado, su padre apenas le reprende porque a él también le sucedió lo mismo. Es la tienda del barrio a la que le puede faltar todo menos un amplio stock de trago de toda marca, color, grado y variedad. Es el espacio más privilegiado de la camiseta del Deportivo Cuenca, equipo emblema de la ciudad “más culta del Ecuador”, ocupado, desde hace muchos años, por marcas de bebidas alcohólicas que se disputan, cada diciembre, esa patente permisiva. Son las fiestas con “barra libre” –léase borrachera general-, en donde las licoreras se asemejan a los "dealers" que regalan a los jovencitos los primeros toques de la droga. Son las masivas campañas publicitarias que identifican el consumo de esta droga con bienestar, belleza, status, amistad, vida, raza superior, alma. Son los concursos, eventos deportivos y culturales –entre ellos de la misma Unión de Periodistas del Azuay (UPA)-, también patrocinados por este veneno. Al final de cuentas, todos levantamos los hombros porque no hay familia ecuatoriana que no cuente por lo menos un adicto. Por eso y mucho más, el alcoholismo es un estilo de vida de nuestra comunidad.

Pero también son los huérfanos y viudas a los que les cuesta media vida recuperarse anímica y económicamente. Son las esposas maltratadas que viven en silencio amargo sosteniendo su remedo de matrimonio. Son los padres y su dolor infinito a los que el idioma español no inventó una palabra como huérfano o viudo para retratarlos. Son las enormes cuentas que al Estado le cuesta la educación, horas no trabajadas, hospitalizacion, tratamientos y mortuoria. Son los muertos y mutilados en calles, carreteras y hospitales; cifras nada más, números fríos para las estadísticas y punto.

Por eso, cuando el Extra publicó el garabato ofensivo, la mayoría de ecuatorianos lo tomó con gracia; un chiste que arrancó sonrisas. Al final de cuentas esa caricatura refleja lo que somos. ¿O no?

3 comentarios:

Sebastián Toral Arízaga dijo...

Felicitaciones doctor Piedra por su valiente editorial. La verdad es esa, en nuestra patria el alcocholismo es un estilo de vida; dehecho se bromea que las actividades de los días lunes normalmente se ven afectadas por los "es-tragos" del fin de semana. Hace no mucho tiempo se determinaba que en Ecuador como en Bolivia uno de los productos de primera necesidad de la canasta basica era el alcohol y... esa es nuestra realidad.

diego lopez dijo...

Estimado Jorge requerimos su ayuda en www.somosdemocracia.org

la idea es juntar a todos los ecautorianos que como usted utilizan el internet para expresarse.

pero ahora es necesario que nos expresemos acerca del futuro de nuestro pais, de ahi la necesidad de armar un gran debate nacional

lo invitamos a participar en www.somosdemocracia.org, su aporte será valiso y sus ideas y observaciones para mejorar nuestro proyecto serán escuchadas

esperando su participación y respuesta me despido

diegolopez76@hotmail.com

DANIEL dijo...

q se vayan ala mierda todos porq ariel ortega es el mas grande del mundo sera borracho igual q todos pero no es mariguanero igual q maradona tu macho cabron AGUANTE RIVER CARAJO¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡